x 
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Reflexiones sobre la felicidad en los niños

Reflexiones sobre la felicidad en los niños

¿Son nuestros hijos, niños felices?

Este blog creo que nos va a servir a todos para conseguir un tiempo de reflexión para algo tan obvio como es plantearse el ser feliz, tú y los tuyos.

Leyendo un poquito en otros blog sobre este tema me ha sorprendido encontrar la felicidad como una asignatura impartida en algunos colegios.

“Colegios británicos imparten a sus alumnos clases para sentirse bien, porque no quieren ser «fábricas de examinar»”

En 2006, comenzaron a impartir las que se conocen como «clases de felicidad», una asignatura de una hora a la semana donde simplemente se trata de enseñar al niño a vivir. Profesores especializados promueven debates sobre las emociones, se fijan objetivos vitales positivos y se enseña al alumno a sobrellevar la tensión del día a día, incluso las que genera la nueva conexión constante a las redes.

En este colegio se alardea de que desde que se dan las clases de felicidad han mejorado los resultados académicos. Las clases de felicidad de se empiezan a impartir a partir de los cinco años.

Según este colegio los niños están pagando la presión de los buenos expedientes tradicionales. Y uno de cada diez británicos menores de 18 años sufre ansiedad y depresión crónicas. En el 2014 se triplicó el número de niños que han necesitado apoyo por cuadros de estrés asociados a los exámenes, y se cree que solo reciben atención un cuarto de los que realmente la necesitarían. Se calcula que 220 millones de niños en el mundo padecen problemas de esa índole. La mitad desarrollarán una enfermedad mental en la vida adulta, y se triplicarán también sus posibilidades de crímenes, abusos de drogas y suicidios.

Los especialistas británicos acaban de llevar su propuesta de clases de felicidad a la Cumbre Mundial de la Innovación que se ha celebrado en Doha. Allí se reclamó cambios en la educación «para dar tanta importancia a los conocimientos para vivir como la que otorgamos a saber leer y escribir, las necesidades derivadas de las emociones son tan importantes como el desarrollo intelectual». Además del sufrimiento que se ocasiona a los chicos, advierten que se producen también daños económicos, «porque está comprobado que los niños felices tienen luego más éxito y mejores resultados en sus vidas».

Después de leer este artículo me encuentro con otros totalmente opuesto a esta postura donde se afirma que lo que hace felices a los niños no es algo que puedes darle a un niño como un regalo es algo que les puedes enseñar.

Pero, aun así, tal vez te preguntes si en general es feliz.

Las señales pueden ser obvias: un niño feliz sonríe, juega, exhibe curiosidad, muestra interés en otros niños y no necesita estimulación constante. Y al contrario, las señales de un niño desdichado son igualmente claras: “Es retraído, callado, no come mucho, no se involucra espontáneamente con otros niños, no juega, no hace preguntas, no ríe ni sonríe y habla muy poco”.

El que un niño sea naturalmente tímido o introvertido, no ría ni interactúe mucho no significa que sea desdichado. La timidez no es lo mismo que la tristeza, pero tendrás que esforzarte más para descifrar sus señales. Hay que estar alerta para ver si se dan cambios significativos en su conducta (por ejemplo, si se vuelve más aislado o temeroso) que pudieran sugerir algún problema que requiere tu atención.

Después de leer estos dos pensamientos sobre la felicidad en los niños, y reflexionar sobre ellos, os aconsejamos realizar lo único en lo que todos se ponen de acuerdo:

Hay que divertirse juntos

Aunque el entretenimiento constante y comer helado de postre puede ser el sueño de todos los niños, lo que realmente hace más feliz a tu pequeño es más sencillo:

Y esa es la primera clave para criar a un niño feliz,

“Relaciónate con ellos, juega con ellos”

“Si tú te estás divirtiendo con ellos, ellos se están divirtiendo.

El juego genera alegría, pero también es la forma en que tu hijo desarrolla habilidades esenciales para su futura felicidad.

El juego no estructurado le permite descubrir lo que le gusta hacer, construir torres con bloques de madera, jugar al hospital con sus animalitos de peluche lo cual puede orientarlo hacia una carrera que le satisfará.

Ayúdalos a perfeccionar sus talentos

Las personas felices son a menudo aquellas que dominan una habilidad.

Por ejemplo, cuando tu hijo practica cómo lanzarte una pelota, aprende de sus errores, aprende persistencia y disciplina, y luego experimenta la dicha de tener éxito debido a sus propios esfuerzos.

También obtiene el beneficio de ganarse el reconocimiento de otros por su logro. Y lo que es más importante, descubre que tiene algo de control sobre su vida: si trata de hacer algo, tiene la satisfacción de darse cuenta de que, con persistencia, llegará a lograr lo que se propone. Los estudios muestran que este sentimiento de control que se experimenta a través de dominar algo es un factor importante que determina la felicidad adulta.

Cultiva hábitos sanos en tu hijo

Mucho sueño, ejercicio y una dieta saludable son importantes para el bienestar de todos, sobre todo de los niños. Los niños pequeños hacen ejercicio de manera innata. Darle a tu hijo tiempo de sobra para corretear afuera le ayudará con sus estados de ánimo.

Y presta atención a su necesidad de tener orden en su vida: aunque algunos niños se adaptan fácilmente a distintos horarios y circunstancias, la mayoría de ellos disfrutan y son más felices con un horario establecido que les permite saber qué va a suceder.

Deja que trate de resolver sus problemas

“Los padres tratan de arreglar siempre las cosas para sus hijos, tratan de hacerlos felices todo el tiempo. Eso no es realista. No trates de arreglar las cosas siempre”.

“Los niños necesitan aprender a tolerar algo de angustia, algo de desdicha. Deja que luchen, que resuelvan las cosas por sí mismos, porque eso les permite aprender a enfrentarse a los problemas”.

Permítele estar triste o enojado

Cuando tu hijo se va a un rincón a hacer pucheros en una fiesta de cumpleaños, tu reacción natural podría ser empujarlo a unirse a la diversión, pero es importante permitirle que esté infeliz.

Los niños necesitan saber que a veces es normal sentirse desdichados. Es, sencillamente, parte de la vida. Y si tratamos de rescatarlo de cualquier desdicha, podríamos estarle enviando el mensaje de que está mal sentirse triste. Necesitamos dejarlos experimentar sus sentimientos, incluyendo la tristeza.

Puedes alentar a tu hijo a dar nombre a sus sentimientos y a expresarlos verbalmente. Incluso aunque no hable todavía, puedes mostrarle fotos de rostros y preguntarle cuál de esos sentimientos es igual al que él está sintiendo. Los niños pequeños comprenden muy rápidamente las palabras que tienen que ver con su estado emocional, como “contento” o “enojado”. Cuando pueden expresar con palabras sus emociones, adquieren una nueva capacidad de reconocer y regular sus sentimientos.

Enséñale a compartir y a pensar en los demás

Conforme tu hijo pequeño va creciendo puedes irle enseñando la importancia y satisfacción que existe en ayudar a otros. Algunos estudios muestran que las personas que se interesan por su alrededor tienden a sentirse menos deprimidos. Los especialistas sugieren que fomentar la caridad y ayudar a los demás es una parte importante de la vida familiar y los niños pueden beneficiarse mucho de ello.

Sé un modelo de conducta

Los estudios muestran que puedes pasarles tu temperamento a tus hijos, no necesariamente a través de tus genes, sino a través de tu propio comportamiento y forma de criarlos.

Para bien o para mal, los niños perciben el humor de sus padres. Incluso los bebés pequeños imitan el estilo emocional de sus papás, lo cual de hecho activa vías neurales específicas. En otras palabras, cuando sonríes, tu hijo sonríe y su cerebro se “prepara” para sonreír. Pero sé sincera porque tu hijo notará si estás actuando. Si disfrutas de las cosas pequeñas de la vida y expresas a menudo qué te hace sentirte agradecida, serás un modelo positivo de conducta para tu hijo.

Recuerda que si quieres volver a jugar a los juegos de tu infancia, puedes recordarlos en nuestra web www.elmercaderdejuegos.es

DESCUENTOS Copiar

Valora este artículo del blog:
3
20 Juegos tradicionales de Talavera de la Reina y ...
¿Tecnología o Tradición?

Artículos relacionados

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Lunes, 24 Septiembre 2018
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

FacebookTwitterGoogle alt 2Instagram altYoutubepinterest

Menu Offcanvas

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.