LOS ELEFANTES

Con este juego ya sí que empezamos el balanceo propiamente dicho y mientras podemos cantar estas estrofas tan conocidas:

                "Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña, como veía que no se caía fue a llamar a otro elefante"

Entra a saltar otro niño y todos siguen cantando:

                "Dos elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña, como veía que no se caían fueron a llamar a otro elefante"

Ahora entra a saltar otro niño y todos continúan saltando:

                "Tres elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña, como veía que no se caían fueron a llamar a otro elefante"

Y así hasta que pierdan, es decir, que rocen la cuerda y la paren.