EL GUARDIAN DEL TESORO

Haciendo un círculo de un par de metros de diámetro, el guardián

se sitúa en el medio con los ojos vendados, con las piernas cruzadas y con un pañuelo, a un par de palmos de las piernas del guardián Ése es el tesoro que uno de los ladrones tendrá que birlar. ¿Quién será? Los niños lo deciden mediante señas. El ladrón habrá de acercarse, sin hacer el más mínimo ruido y tendrá que volver con el tesoro a su sitio. Si el guardián detecta el más leve sonido, gritará: "Ladrón" y señalará el lugar donde crea que está el caco. Si éste ha sido desenmascarado, se designará otro guardián y el ladrón volverá a su sitio. Si consigue robar el tesoro, él se convertirá en el nuevo guardián del tesoro.