x 
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Descubre otra forma de educar a tus hijos

Descubre otra forma de educar a tus hijos

“SE APRENDE MÁS JUGANDO QUE ESTUDIANDO” (Francesco Tonucci)

Hemos descubierto a Francesco Tonucci que es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano que se dedica al estudio del pensamiento y el comportamiento infantil y nos ha parecido interesante realizar un resumen de sus ideas en relación a la infancia. Algunas frases suyas serían estas:

Afirma que un adulto sano es el resultado de un niño que ha jugado mucho y ha tenido autonomía.

"Hay mucho tiempo para ser adultos y poco para ser niños"

“Los niños aprenden mucho más jugando que estudiando, haciendo que
mirando. El juego que hacen solos sin el control de los adultos es
la forma cultural más alta que toca un niño. Los niños que han podido
jugar bien y durante mucho tiempo serán adultos mejores”

“El juego da recursos para la vida. Todas las crisis de la juventud
se gestan en la primera infancia”

“Hoy educar significa pedir a los niños que dejen de
comportarse como niños y lo hagan como adultos”

“Los pequeños pasan sus días frente a adultos instructores, les es difícil
hacer cosas raras. Así se va alimentando una necesidad de riesgo
acumulada que expresará con su primera moto y en las salidas nocturnas”

“Los pequeños no quieren estar recluidos en su habitación para jugar, ni
en ludotecas, ni en todos esos espacios que construimos para que estén
controlados. Lo que hace un niño controlado por un adulto es distinto
de lo que hace solo. Los niños necesitan espacios donde, dentro de
un clima de control social, ellos puedan hacen lo que quieran:
pisar el césped, subirse a los árboles y jugar con las lagartijas”

En contra de una sociedad que últimamente asocia constantemente la palabra “límites” a niños e incluso a bebés, este pedagogo reivindica la LIBERTAD, el poder personal, menos deberes, más tiempo libre por las tardes para descubrir el mundo y, sobre todo, sostiene que “los niños no son recipientes vacíos que hay que llenar de conocimientos” sino que tienen sus propias vivencias y formas de pensar.

Los niños necesitan espacios donde, dentro de un clima de control social, ellos puedan hacen lo que quieran: pisar el césped, subirse a los árboles y jugar.


Los pequeños no quieren estar recluidos en su habitación para jugar, ni en ludotecas, ni en todos esos espacios que construimos para que estén controlados. Lo que hace un niño controlado por un adulto es distinto de lo que hace solo. Están perdiendo esa posibilidad de vivir experiencias solos y por tanto la posibilidad de jugar.


Los niños deben poder jugar en el patio de casa, en la acera, en los paseos. Debemos invertir en cómo nuestras ciudades, pueden transformarse en lugares donde los niños puedan ser niños.


Los adultos y por tanto los propios niños se perciben como una persona que vale por lo que será mañana y no por lo que es hoy. Hoy educar significa pedir a los niños que dejen de comportarse como niños y lo hagan como adultos.


Debemos escuchar sus tonterías, porque cuando un niño dice una tontería es algo que no ha oído de sus padres ni de sus maestros.

La diferencia entre un niño de cinco años de hoy y yo cuando tenía su edad es que yo tenía mucho tiempo sin adultos, por mi cuenta. Hoy la gran preocupación es enseñarles todos los peligros.


La soledad es la grave enfermedad de los niños que hoy viven en las ciudades ricas. Familias de hijos únicos, sin compañeros dentro de su propia casa y, debido al peligro ambiental, sin posibilidad de salir a buscarlos.

En mi infancia hacer un amigo nuevo era un riesgo que requería capacidad de conocimiento de los otros, y me parece un valor enorme. La dificultad que hoy tienen los jóvenes de crear pareja estable se debe a que les faltó la experiencia de crear relaciones que tuvieran que afrontar solos.


El riesgo es una componente esencial del desarrollo. Sería deseable que los niños encontraran sus obstáculos en el momento útil, medir si pueden saltar un riachuelo o si les compensa relacionarse con alguien.


Los pequeños pasan sus días frente a adultos instructores, les es difícil hacer cosas raras. Así se va alimentando una necesidad de riesgo acumulada que expresará con su primera moto y en las salidas nocturnas.


Los niños no son aspirantes suicidas, no buscan situaciones que no puedan dominar porque se trata de jugar. A cambio de impedirles ese juego exploratorio les damos protección y posibilidad de adquirir muchas cosas. Se crea así una relación perversa entre un niño que quiere mucho y un adulto que piensa que tiene que dar mucho para compensar lo que no puede darle. Los regalitos continuos destruyen la capacidad de juego.


Hay que acompañar “pero de lejos”. El juego que hacen solos sin el control de los adultos es la forma cultural más alta que toca un niño. Los niños que han podido jugar bien y durante mucho tiempo serán adultos mejores.


Dele a su hijo más autonomía, con normas de espacio, de tiempo y sociales, y le sorprenderá cómo mejora la comunicación: correrá a contarle lo que ha descubierto.

Lamentablemente, la sociedad actual hace que la infancia sea cada vez más corta y más pautada: largas jornadas en recintos cerrados y a edades precoces, actividades extraescolares, muy poca espontaneidad.

Mancharse, subir a los árboles, perseguir lagartijas, sudar, salpicar en la piscina,  caerse de la bici, pintar la pared, hacer castillos de arena, aburrirse de tanto jugar,… son parte imprescindible del CV de un niño sano y feliz.

Ojalá todos los niños aprendan mucho, pero desde su libertad.

Porque no todo se aprende en los libros, y por qué las habilidades sociales y motrices -entre otras- es como mejor las van a desarrollar.

En conclusión, la defensa de los JUEGOS en los niños sigue siendo una buena manera de educar a nuestros hijos. Y volver a los JUEGOS TRADICIONALES tanto en los recreos como en su tiempo de ocio en parques, calles o patios en una buena manera de mostrarles nuestra cultura y una buena manera de pasar su tiempo y que ellos luego puedan crear nuevos juegos a su manera.

Desde elmercaderdejuegos os animamos a JUGAR

bolsa001  

 

Valora este artículo del blog:
4
15 juegos para una excursión familiar
Promulgando los juegos tradicionales en las aulas ...

Artículos relacionados

Comentarios

 
Invitado - Katy en Martes, 03 Marzo 2015 13:37

Muy de acuerdo contigo. Tomando en cuenta además que cada vez la "escolarización" empieza antes. Cuando empiezan la etapa preescolar con 3 años, muchos llevan años en guardería. Cuando empieza la enseñanza obligatoria, muchos ya llevan casi 6 años en un centro de enseñanza. He escrito un artículo tocando muchos de los puntos que comentas. Te lo dejo por si te interesa, saludos ! http://www.deorugasymariposas.com/2015/02/deberiamos-dejar-que-los-ninos-jueguen.html

Muy de acuerdo contigo. Tomando en cuenta además que cada vez la "escolarización" empieza antes. Cuando empiezan la etapa preescolar con 3 años, muchos llevan años en guardería. Cuando empieza la enseñanza obligatoria, muchos ya llevan casi 6 años en un centro de enseñanza. He escrito un artículo tocando muchos de los puntos que comentas. Te lo dejo por si te interesa, saludos ! http://www.deorugasymariposas.com/2015/02/deberiamos-dejar-que-los-ninos-jueguen.html
Invitado en Martes, 03 Marzo 2015 20:49

Gracias katy, es interesante encontrar material de calidad como el tuyo, me ha encantado vuestra página, una placer leerte.

Gracias katy, es interesante encontrar material de calidad como el tuyo, me ha encantado vuestra página, una placer leerte.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 22 Noviembre 2018
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

FacebookTwitterGoogle alt 2Instagram altYoutubepinterest

Menu Offcanvas

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.